martes, 3 de marzo de 2015

Medina de Pomar esconde el verdadero origen de las merindas de Burgos



Las Merindades, una de las comarcas de la provincia de Burgos más sorprendentes y que mejor ha guardado el legado que los diferentes pueblos que han pasado por la Península Ibérica, es también una de las zonas más sugerentes y con mayor carga simbólica gracias a sus montañas verdes, su clima húmedo y sus reclamos históricos y naturales. Sin ir más lejos, en Las Merindades se concentra el mayor número de torres y castillos de la Baja Edad Media de toda la provincia; calzadas romanas como la de Irús o el puente de Agüera; dólmenes como los de Busnela, Porquera y Huidobro o el conocido Ojo Guareña, el conjunto de cuevas naturales más extenso de España y una de las 10 mayores del mundo.

Todo este legado, y la constitución de ciudades como Frías, Villarcayo, Espinosa de los Monteros o Medina de Pomar, tiene su origen en una serie de acontecimientos históricos que han ido sucediendo a lo largo de los siglos y que el Museo de Las Merindades de Medina de Pomar ha catalogado de una manera amena y didáctica. La realidad de Las Merindades como cuna de Castilla y la historia, origen e importancia de la Ciudad de Medina como eje primordial.

En su interior, el Museo se distribuye en cuatro plantas que poseen siete salas comunes y una terraza. La primera de las salas, la de Las Merindades, incluye una maqueta central que presenta el contrastado paisaje de la comarca. Un panel heráldico y un avance del medio físico plasma los diferentes espacios naturales de la zona. En esta sección se encuentran importantes documentos históricos como el Albalá de Enrique II, fechado en 1370, en el que se otorga a Don Pedro Fernández de Velasco la villa de Medina de Pomar en agradecimiento por sus servicios prestados durante las luchas contra Pedro I El Cruel.

La segunda estancia es la Sala de Exposiciones, donde se ubican las muestras itinerantes de pintura, cerámica y fotografía, y está acondicionada para poder realizar cualquier evento artístico. La tercera, la Sala Noble, coronada por un impactante friso mudéjar, es utilizada como salón de actos, en el cual se organizan charlas, ponencias e, incluso, enlaces matrimoniales.

No hay comentarios :

Publicar un comentario