Entradas destacadas

Vespres Inedit’s hasta final de julio

miércoles, 4 de marzo de 2015

Extremadura termal, cautivadora en todos los sentidos

Viajar a Extremadura es hacerlo a un oasis de tranquilidad para encontrar a una gran desconocida. Une cultura, gastronomía, historia y, sobre todo, sabe cómo prestar atención a la salud. Extremadura Termal es la marca que apuesta por aunar confort y buenos hábitos en un mismo producto. Cuerpo y mente, los auténticos protagonistas, se dejan seducir por los seis centros termales que la conforman -El Raposo, Salugral Termal Resort, Brozas, Fuentes del Trampal, Alange y Baños de Montemayor- y que, sin duda, invitan a disfrutar de ellos a través de los sentidos.


El Parque temático natural de Alqueva en Olivenza (Badajoz) es uno de los grandes atractivos turísticos de la región. En él se descubre la naturaleza extremeña, como también puede hacerse en el bosque de eucaliptos en el que se alzan las instalaciones del centro termal El Raposo, muy cercano a la localidad pacense de Zafra. Poseedor de unas magníficas aguas termales y lodos naturales, este balneario es especialista es tratamientos que mitigan los problemas derivados del reuma o las alergias propias de la piel como la psoriasis y los eczemas.

En su búsqueda por el bienestar, el viajero puede descubrir los beneficios de las aguas que emanan de esta tierra, de evocación romana. Baños de Montemayor, en la Sierra de Gredos y Valle de Ambroz, es el lugar idóneo. Sus aguas, provenientes de dos manantiales, mejoran los problemas reumatológicos, las afecciones del aparato respiratorio, artritis y artrosis y además cuentan con el calificativo de aguas tonificantes y embellecedoras de la piel.

En Cáceres hay otro de los centros termales que conforman Extremadura Termal: El Salugral Termal Resort. Sus más de 75.000 metros cuadrados de extensión ofrecen una moderna instalación que está especializada en circuitos termales, terapéuticos y masajes relajantes. 37 habitaciones que se nutren de aguas termales descubiertas en 1889, salas de eventos y amplios espacios que dan cabida a los tratamientos termales más sofisticados tanto en estética y belleza como en los corporales.


El viajero amante del deporte y los descensos como los del río Alangón encontrará en el Balneario de Brozas, a las afueras de Cáceres y en plena dehesa extremeña, en la comarca de Tajo Salor, el espacio ideal para cuidar el cuerpo.

Un paseo por la Sierra de Montánchez hará descubrir otro de los paraísos termales: Fuentes del Trampal, entendido en conseguir mejorar y paliar las dolencias del aparato locomotor, superar el estrés o la anemia. Sus aguas oligometálicas son beneficiosas para la salud y su hotel de tres estrellas se convierte en el escenario en el que desarrollar las técnicas de balneoterapia de la que es especialista.

No hay comentarios :

Publicar un comentario