Entradas destacadas

Descubre el Perú más exclusivo

martes, 28 de abril de 2015

Vive un viaje de cuento en El Tarn

Natalia Cuadrado, Barcelona

El pasado jueves 16 de abril, Cataluña Gastronómica asistió a una cata de vinos y un showcooking para conocer El Tarn.  Viajamos al sud oeste de Francia, a la cuna del “bon vivre” et “bien manger” y a la provincia con los pueblos más bonitos del país.

El Tarn puede presumir de muchas cosas. De sus centenarios vinos de Gaillac, de su exquisita gastronomía, de sus tesoros arquitectónicos, de sus pueblos medievales con encanto, de que Toulose Lautrec nació allí, de sus paisajes… Todo un viaje de cuento en el que se vive despacio, disfrutando paso a paso de esa abrumadora belleza que es la región francesa de El Tarn.

 Durante la cata de vinos de la cooperativa La Bastide


En el showcooking aprendimos a elaborar un plato típico de la región: nem de secreto de pato y peras con salsa de foie

Albi, Patrimonio de la Humanidad
Albi, la capital de El Tarn, es Patrimonio de la Humanidad y la ciudad natal de Toulose Lautrec. La ciudad de los ladrillos rojos, enmurallada sobre el río Tarn, con la catedral más grande del mundo hecha con ladrillos y el puente viejo más antiguo de Francia.

Albi, la ciudad de los ladrillos rojos

La ciudad de Albi alberga desde 1922 el museo dedicado a las obras del pintor. En sus salas se encuentra la mayor colección de obras del pintor en el mundo. Para los aficionados al artista inclasificable, es realmente en Albi donde mejor se le puede conocer a través de sus obras (en  papel, cartón, paneles de madera, lienzos...) Desde sus primeros bocetos infantiles hasta los 31 carteles publicitarios (para el Moulin Rouge, para Aristide Bruant…) y sus últimas litografías. En 2012, se acabaron las reformas de todas las salas del museo.

Para celebrar su aniversario, el comité del turismo de El Tarn propone circuitos para descubrir donde vivió el pintor. El circuito llamado “Paseo por la pequeña toscana albigense, alrededor de los castillos de Toulouse-Lautrec” permite descubrir y visitar al castillo donde nació el artista, EL Château du Bosc, donde tendrá como guía, Madame Tapié de Celeyran su descendiente. Siguiendo con este circuito se visita el Château Salettes y el Château de Mauriac que pertenecieron a su familia y donde él estuvo y ubicado en el corazón del viñedo de Gaillac, más antiguo viñedo de Francia.

El museo de Toulose Lautrec en Albi

El vino de Gaillac
La DO agrupa los viñedos más antiguos de Francia, un centenar de bodegas particulares y 3 cooperativas. La variedad de los terruños y la antigüedad del viñedo producen vinos muy elaborados, con una amplia gama de blancos secos, dulces y primorosos, tintos, rosados y efervescentes: 7 vinos en total.

La tradición vitivinícola en la región de Gaillac remonta a la Edad Antigua, cuando los Romanos quisieron extender la cultura de la vid desde Provenza hasta Aquitania (el Bordelais). Se han encontrados restos de ánforas fabricadas en Montans (vecina de Gaillac) en el siglo II de nuestra era, diseminados por Europa, desde el sur de España hasta Escocia, prueba de que ya existía un importante comercio transeuropeo de vinos de Gaillac. Hoy, la Denominación de Origen Gaillac cubre nada menos que 2.500 hectáreas divididas entre 73 municipios, con una producción de más de 165.000 hectolitros.

El vino de Gaillac es único en el mundo

El País de las Bastides y de los Viñedos de Gaillac es uno de los primeros tramos de este recorrido. En estos viñedos milenarios, el itinerario cultural se apoya en las tecnologías multimedia (i-pod, internet, audioguías y videos). Así, las distintas etapas se preparan con comentarios históricos, direcciones prácticas, restaurantes, bodegas, etc. ¡Una nueva forma de hacer turismo sostenible y descubrir el Tarn de manera sosegada!


La gastronomía
En El Tarn se encuentra mucha producción local y específica. Desde hace años el movimiento “Locavores” se puso en marcha para promocionar un consumo eficaz en el mundo. Este movimiento propone alimentarse sólo con productos cultivados en un radio de 160 kilómetros. El término nació de la unión de loca por local y vore por devorador. Locavore define a quienes consumen sólo lo que se produce a una distancia determinada del lugar donde viven. Ser locavore  significa la compra en mercados locales, cooperativas de consumo o directamente a agricultores, granjeros y productores de la zona.

El ajo rosa de Lautrec:
Según una leyenda, el ajo rosa habría aparecido en la región de Lautrec en la Edad Media... Se cuenta que un vendedor ambulante se había parado en el lugar llamado Oustallarié en Lautrec para almorzar. Sin dinero, habría pagado su comida con trenzas de ajos rosas que luego fueron plantadas en la zona. Este ajo tiene también la particularidad de conservarse mucho tiempo, puesto que se puede guardar de una cosecha hasta la siguiente siempre que sea en condiciones adecuadas (a temperatura constante de entre 12 y 15°C, en un lugar fresco y ventilado).      

Ajo rosa de Lautrec

El azafran del Tarn:
El cultivo del azafrán ha florecido en la región de Albi desde la Edad Media hasta el siglo XVIII. Un consejero real habría declarado antaño que el azafrán del Tarn era de calidad superior a la de otro azafrán producido en otras partes de Francia y de Europa. Albi exportaba gran parte de esta especia que se había convertido en un recurso económico mayor en la región, al igual que el glasto. En 1755, tras la terrible hambruna que asoló el pais, un edicto obligó a los productores de azafrán a arrancar sus cultivos de “oro rojo” y sustituirlos por trigo...

Hoy, unos veinte productores han decidido restituir al Tarn sus “letras de nobleza” asociándose para dar una nueva prosperidad a este terruño produciendo, como en el pasado ¡el mejor azafrán de Europa! Se encuentran explotaciones de azafrán cerca de Montredon, Jurac, Soual, Saint-Sulpice, Puylaurens y Cordes-sur-Ciel.

El azafrán, uno de los productos estrellas de El Tarn

Embutidos y curados de los montes de Lacaune:
En Lacaune, el "masel" o la preparación de productos alimenticios a base de carne de cerdo es una larga tradición familiar de la que existen pruebas escritas ya a partir de 1321. La matanza del cerdo simbolizaba también el comienzo del invierno y va acompañada de una gran fiesta llamada "Sens Porc" (literalmente el “sentido cerdo”). Era una cita comunitaria ineludible para  familiares y amigos que venían a ayudar a preparar las especialidades charcuteras.

Hoy, los profesionales de la rama productora de jamón se han juntado para solicitar la Denominación Geográfica Protegida para su jamón, salchichón y salchicha de los Montes de Lacaune.

Los charcuteros de Lacaune se transmiten de generación en generación unas recetas tradicionales muy específicas tales como el Melsat, una especie de morcilla blanca hecha con pan, huevos y carne que deben cocerse en agua durante más de una hora y que se sirven frescos, fritos o cocidos en sopa. También se pueden poner a secar y comerse crudos. La bougnette es bastante parecida al Melsat en cuanto al relleno. La diferencia es su envoltorio (una tripa de cerdo). Cocida en aceite hirviendo, la bougnette tiene aspecto de buñuelo de unos 10 centímetros de diámetro. Se come fría o asada.


Embutidos de Lacaune


¿Cómo llegar a la región de El Tarn?
En coche : Desde la frontera francesa del Pertus autopistas A7, A61 hasta Toulouse ví a Narbona, autopista A68 hasta Albi.

En tren: Estación de Albi vía Toulouse.


En avión: Aeropuerto internacional de Toulouse, Vueling e Ibéria desde Barcelona y Madrid.


Para más información sobre El Tarn (actividades, agenda, dónde dormir y qué visitar): http://www.tourisme-tarn.com/es

1 comentario :

  1. Gracias por hablar de nuestra gastronomía y nuestra fantástica cuidad de Albi.

    ResponderEliminar