lunes, 2 de noviembre de 2015

Duerme entre el cielo y el viñedo en el Hotel Boutique de Lagar de Isilla


Un lugar para el reposo. Así se presenta el Hotel Boutique El Lagar de Isilla ubicado en la localidad burgalesa de La Vid, a muy pocos kilómetros de Aranda de Duero. Es todo un reclamo y una oda para el mundo de la vendimia y el vino. Se trata de un cuatro estrellas cuyas habitaciones no son para pasar de largo sino para sentirlas y el propio establecimiento mantiene la arquitectura colonial y el encanto de sus orígenes de `posada´ en el Camino Real utilizado por los peregrinos.

Sus 21 estancias, que nacen en 2013, son todo un homenaje al producto estrella de la Ribera del Duero, el vino. Están completamente tematizadas y diseñadas con todo lujo de detalles: cestos de vendimia, prensas, husillos, botellas de vino que dan forma a la jabonera, colgadores o portarrollos, lavabos con forma de barrica...

La idea y el desarrollo del proyecto surgen de alguien que conoce muy bien el escenario de La Ribera: el propietario del Grupo El Lagar de Isilla, José Zapatero. Su planteamiento es claro: “Quería que cada habitación fuese única y diferente al resto pero con un denominador común, el vino. Los alojamientos se completan con imágenes del campo castellano, de los edificios más representativos de Castilla y León vinculados al vino y a sus orígenes y con la idea de hacer sentir a quien duerma aquí una verdadera experiencia de descanso, paz y silencio”.

Tampoco se ha escatimado en la originalidad de los nombres de las habitaciones que mantienen una relación directa con el mundo de la enología y la historia: sus Suites Superior Duplex llevan apelativos tales como La Viña, Elaboración y Crianza y Peñaranda. Quien se hospede en sus Suites lo podrá hacer en Aranda, Lagar, La Luz, La Gruta. Y quien lo realice en sus Junior Suites disfrutará de los encantos de Tinta del país, Las Barricas, Parques Naturales y Las Cubas, todas ellas están equipadas con camas king size y jacuzzi. El diseño continúa en el resto de los alojamientos (Tempranillo, Romanos, Monasterio, El Cid, Bodega Histórica, El Duero, Botellero Dormitorio, Clunia y Arte Románico) y en su apartamento -El Albillo-. Además, el Grupo ha cuidado hasta el más mínimo detalle: sábanas de algodón egipcio, colchones que facilitan un excelente descanso, televisión vía satélite y lo último en amenities.


Para completar la oferta turística de alojamiento y probar así la extensa y variada gastronomía de la zona, al hotel se une el Restaurante La Casona de la Vid compuesto por dos salones y dos terrazas, una exterior y otra interior, de 300 m2 cada una. Su entorno queda enmarcado al cercano Monasterio de Santa María de La Vid, el Puente Renacentista, el pueblo medieval de Peñaranda de Duero y, por supuesto, las inmejorables vistas con la tranquilidad y el sosiego que aporta esta comarca del vino. 

Sin duda, se trata de realizar un viaje en el tiempo, a la historia y tradición vinícola desde 65 euros por habitación y noche con desayuno buffet incluido.

No hay comentarios :

Publicar un comentario