jueves, 29 de octubre de 2015

Concurrida Fiesta de la Vendimia con Terroir Al Limit y L'Infernal en Torroja del Priorat


 Maite Cirera, Barcelona

Patio con sus características arcadas. MAITE CIRERA

Todo un mundo en cada copa, así es como se percibía el ambiente en la que es la sexta Fiesta de la Vendimia, en este caso de las añadas 2013 celebrada el pasado 26 de octubre en Cal Compte, en el privilegiado entorno natural de Torroja del Priorat. Como bodegas amfitrionas, Terroir Al Limit y L’Infernal.  

Llegados de distintas partes del globo, las bodegas invitadas y las organizadoras del acto ofrecieron una cata informal a los muchos asistentes. En ella, vinos del Proyecto Envínate (Galicia, Extremadura y Tenerife), Suertes del Marqués (Tenerife) pasando por Europa con Champagne Charles Dufour (Francia), Testalonga (Italia), Schiefer Pur (Austria) y Fürst (Alemania). 

Todas llenaban de movimiento la sala y el patio del Hotel Compte, lugar idilico para disfrutar de la característica orografía accidentada de Torroja del Priorat, de la que cuelgan los viñedos en distintas alturas y orientación.

Momentos de la cata. MAITE CIRERA

Fue un evento informal, donde tejanos y americanas hacen un buen tándem y en que los fundadores y también enólogos de las bodegas se mezclaban entre los asistentes, venidos del mundo vitícola y de la gastronomía. Un acto festivo que hizo de ese lunes un día distinto, amenizado por música pinchada en directo.

Concurrida sala de cata. MAITE CIRERA
Fue también una convocatoria especial de colores tinto, blanco, con burbujas y ambiente distendido entre brindis y brindis. Lo que decían los romanos, bonum vinum laetificat cor hominis o lo que es lo mismo, el buen vino alegra el corazón del hombre.  

A tener en cuenta que ambas bodegas, tanto Terroir al Limit como L’Infernal se suman a la viticultura ecológica, respetando el terreno y su producto, tan único por un clima severo y la gran variedad de tipos de tierra y minerales. 

Producto local expuesto en Mas d'En Compte. MAITE CIRERA

Por poner un ejemplo práctico, Terroir al Limit aplica algunos elementos de la biodinámica mientras que L’Infernal cree en un modelo no intervencionista en que se trabaja con la manipulación mínima para lograr vinos perfilados, ni clarificados ni filtrados.  

Y es que el vino, en palabras de Dominik A.Huber, fundador de Terroir al Limit - presente en el acto igual que los fundadores de L’Infernal Laurent Combier, Peter Fischer y Jean Michel Gerin- “nos reconecta con la tierra y nos ayuda a formar parte del misterio de la vida”.

Más información del acto y fotografías en el siguiente artículo.


No hay comentarios :

Publicar un comentario