sábado, 13 de junio de 2015

El Palacio del Virrey Laserna, un viaje en el tiempo a través de la historia de Jerez


Recorrer cada una de sus estancias supone conocer la historia viva de Jerez, el paso de un importante asentamiento árabe a una ciudad señorial, en la que no todo es vino y cuya aristocracia hunde sus raíces en la historia de España y América.

El Palacio del Virrey Laserna, también conocido como Palacio del Conde de Los Andes, ha pasado de padres a hijos desde la reconquista de Jerez por Alfonso X el Sabio a finales del siglo XIII. Situado en el corazón del centro histórico de Jerez representa el paradigma del espléndido boato del antiguo estilo de vida de la aristocracia andaluza.

Debe su nombre al General de la Serna y Martínez de Hinojosa, I Conde de los Andes, héroe de la guerra de independencia, último Virrey del Perú y de España en América, que habitó en él a finales del siglo XVIII y comienzos del XIX.

La belleza arquitectónica del Palacio, de estilo neoclásico pero con reminiscencias de épocas anteriores, sus amplios salones, su decoración exquisita, su inigualable colección de mobiliario clásico y obras pictóricas de primer orden, ofrecen un marco incomparable para todo tipo de eventos y visitas guiadas. 

El luminoso patio, que constituye la entrada al palacio decorado con columnas de mármol del siglo XVI, cuadros de estilo costumbrista y una gran vidriera con el escudo de la familia dará la bienvenida al visitante con una copa de vino de Jerez. 

La galería que conduce desde la entrada a los jardines entre trofeos de caza, la magnífica colección de cerámica de reflejos dorados de Manises del siglo XVII y unas escenas de batalla de Acisclo Palomino, sirve tanto de refugio, como alternativa para tomar el aperitivo en caso de mal tiempo. 

El amplio jardín francés ofrece la posibilidad de servir un animado aperitivo, previo al almuerzo en el comedor, como admite asimismo espacio suficiente para un gran banquete al aire libre en un día soleado. 

El majestuoso comedor cuenta con una larga mesa inglesa de estilo Chippendale del siglo XIX apta para 25 comensales. El invitado, flanqueado por obras de Rubens, Snyders, Van Aelst, Iriarte, Esteve o Gutiérrez de la Vega, tendrá la oportunidad de disfrutar de una buena comida donde ya lo hicieran Alfonso XIII, Don Juan III o el infante Alfonso de Orleans. 

En caso de ser requerido, pueden añadirse algunas mesas en el elegante vestíbulo superior bajo la atenta mirada de los retratos del Virrey y el VI Conde de los Andes. Asimismo se ofrece a los comensales una visita guiada al Palacio y sus tapices flamencos, bargueños castellanos, cuadros de Zurbarán, del círculo de Van Dyck, etc. 

El palacio está abierto al público con visitas guiadas de martes a sábado en horario de mañana de 10:00 a 14:00 y por las tardes de 17:00 a 20:00. Los domingos sólo de 10:00 a 14:00. El precio de la entrada general es de 7 euros aunque hay descuento para grupos y colectivos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario