Entradas destacadas

Descubre el Perú más exclusivo

jueves, 4 de junio de 2015

Adéntrate en la historia con la Ruta de los Castillos de Navarra

Pasear por muros de más de 500 años, otear el paisaje desde almenas y torreones y recorrer estancias que alojaron a reyes, princesas y caballeros es la propuesta turística que brinda Navarra a sus visitantes a través de la Ruta de los Castillos. Un itinerario compuesto por diversos recorridos diferentes en una veintena de fortificaciones que nos acercan a algunos de los castillos y fortificaciones más significativos del Viejo Reyno.


El recorrido de los Pirineos a Pamplona, el castillo de Amaiur fue el último foco de la resistencia frente a Castilla tras la conquista de Navarra. Muy cerca de allí, en Irurita, se encuentras numerosos palacios de cabo de armería de los siglos XIV y XV, y la población de Donamaría conserva la antigua torre de linaje del mismo periodo. El recinto amurallado de Pamplona y su Ciudadela es el más conocido de la comarca, pero también hay que visitar el castillo de Tiebas, de estilo gótico francés y que fue residencia real.

Otro itinerario es el de la Zona Media, con algunas de las construcciones más emblemáticas de Navarra. Una de ellas es el castillo-palacio de los Reyes de Navarra de Olite. Cerca se encuentran el cerco amurallado de Artajona y la iglesia-fortaleza de Ujué. En Olocoz hay la Torre palaciana medieval, de los siglos XIV y XV, que es Bien de Interés Cultural. Y en la ruta del Camino de Santiago que discurre por Sangüesa nos esperan el Palacio fortificado del Príncipe de Viana de Sangüesa, un palacio fortificado de dos pisos; y la casa natal de Francisco Javier, el castillo de Javier, del siglo X. Las tres últimas paradas de la ruta por la Zona Media se sitúan en Tierra Estella: el conjunto monumental de Estella-Lizarra, el castillo de Monjardín, y el conjunto monumental de Viana.

No hay que perderse tampoco la ruta por los tesoros de la Ribera, con el castillo de Marcilla, que guardó la espada Tizona del Cid Campeador. En Cortes se puede visitar su castillo (siglo XII), declarado Bien de Interés Cultural. Rada y Santacara también presentan interesantes fortificaciones, como el recinto enmurallado del despoblado de Rada y el castillo de Santacara, del siglo XIII. En Tudela se erige la Torre de Monreal, que en el mismo siglo servía como atalaya de vigilancia de la localidad.

No hay comentarios :

Publicar un comentario