Entradas destacadas

Vespres Inedit’s hasta final de julio

viernes, 19 de febrero de 2016

Menú Calçots en Restaurante La Punta Dolce Sitges: Bocados de placer gastronómico

Calçots tempura Esmarris Sitges
El calçot: estrella del Menú (en tempura) MAITE CIRERA
Sitges, Maite Cirera 
@maitepoe

El círculo, que se cierra por sí mismo es una forma "perfecta", así está pensado el Hotel Dolce Sitges. Atendidos personalmente, el Hotel es un espacio diáfano donde uno se siente bien lejos de la ciudad. Ahí, la revista Hostelería y Turismo pudo degustar el menú Calçots, producto estrella de la temporada. 

El cliente también puede escoger carta MAITE CIRERA
Pero ¿Qué es un menú sin entrante? Servido en lata, unos mejillones, berberechos y aceitunas amenizaban la espera del primer plato, acompañado de un vino blanco Sumarroca excelentemente escogido para la ocasión. Para los más gourmets, a escoger entre pan de cereales o blanco.

Aperitivo en restaurante La Punta (Esmarris) MAITE CIRERA
 
En una base de música de fondo tranquila sin sacrificar los grandes clásicos, nos referimos, por ejemplo, a Elton John, llega un primer plato a escoger, en nuestro caso, entre una ensalada con “guatlla” y un plato excelente al paladar: calçot en tempura con langostino y ensalada de sisho morado (una alga) más una salsa romesco, como no puede faltar. Calçot en su punto de sabor.

Primeros platos ofrecidos en el menú MAITE CIRERA
Tras una delicatessen de Calçot, un plato contundente por color y sabor. La dorada con base de fideuá negra y alioli de pera. Dulce, salado, suave. Para los que prefieren carne, un jarret de cordero con una salsa para pedir doble de pan.

Dorada sobre fideuá negra MAITE CIRERA
Todo ello en una salita pequeña pero bien cuidada para hacer que uno se sintiera en completa intimidad a pesar de tener un grupo de doce justo detrás. ¡Ah! ¡Los cubiertos se sirven en bandeja!

Pero ojo, que llegó lo mejor: los postres. Round 1: pan de especies a dados con un helado de sabor tropical, con base de toffee y chocolate blanco, que en nuestro caso, se añadió cuando ya quedaba poco más que los restos del toffee “cuchareados”. Y ahí va una propuesta: añadid el chocolate blanco al segundo postre: la ensalada de fruta con sorbete de frutos rojos, y quizá os sintáis como en un cuadro impresionista: la paleta casi entera en un solo postre.

Ensalada de frutas con sorbete de frutos rojos MAITE CIRERA

No tenemos datos para los amantes del té, pero sí deciros que el final fue de estrellas y mini magdalenas (así eran las pastas ofrecidas para el café o té). Todo un lujo que convierte una necesidad básica, comer, en un verdadero placer. ¡Bon appetit!

No hay comentarios :

Publicar un comentario