Entradas destacadas

Vespres Inedit’s hasta final de julio

sábado, 14 de febrero de 2015

Las jornadas de la matanza: Gastronomía repleta de historia hasta el 12 de abril


El Burgo de Osma acoge esta festividad rito-culinaria que revive cada año la tradición de la matanza en Soria de la mano del Hotel Virrey Palafox. Los fines de semana del invierno tienen en El Burgo de Osma su más alta expresión gastronómica y turística con las Jornadas de la Matanza, una celebración que se desarrolla desde 1974 y en la que sorianos y visitantes son testigos de la matanza del cerdo al estilo tradicional para, posteriormente, degustar un menú de más de 20 platos alrededor de la mesa.


Una estupenda oportunidad de conocer la Tierra del Burgo, una de las zonas más atractivas del territorio y en la que destacan la estética medieval de Calatañazor, iglesias románicas, castillos, fortalezas y atalayas, así como importantes recursos naturales. Hasta el 12 de abril, la turística localidad de El Burgo de Osma es el destino irrechazable para los aficionados a la gastronomía tradicional. Este pueblo lleva celebrando desde 1974 las Jornadas de la Matanza, una festividad declarada de Interés Turístico Nacional que se celebra cada fin de semana del invierno y que ha tenido visitantes tan ilustres como Camilo José Cela, Chumy Chúmez, Jose María Íñigo o Luis del Olmo, entre otros.

Se trata de una celebración que mezcla la buena mesa con el rito gastronómico de la matanza, en un escenario idílico como es el Conjunto Histórico-Artístico de El Burgo de Osma. De la mano del Hotel Virrey Palafox, el comensal asiste a la tradicional matanza del cerdo a las puertas del restaurante y al son de las gaitas, para más tarde sentarse a la mesa y degustar un menú de más de 20 platos en el que los comensales, incluso, podrán repetir lo que gusten. Asimismo, los organizadores han creado un menú gourmet para los domingos, más ligero y donde también se encuentran pescados, platos de cuchara y otras carnes. También hay propuestas específicas para los más pequeños.

Estas Jornadas Ritogastronómicas de la Matanza vienen enmarcadas en un programa de actividades culturales que los visitantes pueden combinar con el menú. Se trata de ‘+ Q Cochinos’ se incluye desde exposiciones, mercadillos y concursos hasta conciertos y talleres.
Además, también se han diseñado diferentes #CerdoExperiencias para completar la escapada, y entre las que se pueden escoger visitas guiadas a El Burgo de Osma, cata de cervezas artesanas, rutas a caballo por la localidad, recorridos por el interior de la Cueva de la Galiana o salidas con raquetas de nieve al punto de nieve Santa Inés.

Porque la matanza tiene en Soria una tradición que revive cada año, merece la pena dedicar un tiempo a descubrir el entorno donde tiene lugar esta festividad. El Burgo de Osma es un pueblo que destaca, especialmente, por su Catedral, edificio de gran monumentalidad que sorprende al visitante con su magnífica portada –caracterizada por el más puro estilo gótico clásico- y su majestuosa torre barroca. 

El listado patrimonial que atesora el municipio se completa con referencias como su Plaza Mayor, el Hospital de San Agustín –declarado Bien de Interés Cultural-, el Ayuntamiento, la Calle Mayor –porticada y repleta de establecimientos hosteleros-, el Castillo medieval de Osma y el Puente Romano, entre otros. 

Pero la Tierra del Burgo comprende otros municipios de interés. Es el caso de Muriel de la Fuente, donde los viajeros en busca de santuarios naturales descubrirán La Fuentona de Muriel, declarado Monumento Natural, uno de los espacios más visitados de la Provincia de Soria. También Calatañazor, pequeña villa donde parece que el tiempo se ha detenido y que constituye una auténtica inmersión en siglos pasados. Desde los restos de su castillo se goza de una inolvidable panorámica del conocido Valle de la Sangre.

Otra parada obligatoria es Caracena, que fue una de las principales marcas fronterizas entre árabes y cristianos. Se trata de un pueblo rodeado por un paisaje sobrecogedor y agreste, ya que se enmarca en un macizo calcáreo enmarcado por tres cañones conocidos por el nombre de las Gargantas, de los Pilones, y el de Caracena. Tampoco se puede olvidar la visita al castillo templario de Ucero, desde donde se contempla parte del Cañón del Río Lobos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario