lunes, 9 de febrero de 2015

Desde Madrid al siglo XV en solo 35 minutos: Chinchón celebra su mercado medieval


¿Cómo viajar al siglo XV en 35 minutos desde Madrid? El Ayuntamiento de Chinchón tiene la solución gracias a su carnaval y mercado medieval. Los días 14 y 15 de febrero, los vecinos engalanan todas sus calles como una auténtica villa del siglo XV, algo fácil teniendo en cuenta el contexto histórico y la fisionomía de Chinchón que, mediante una Ley Nacional, preserva su casco antiguo de las modernas construcciones actuales. Una vuelta al pasado medieval que contará con todo lo indispensable de las festividades de aquella época: cuentacuentos, arqueros, malabaristas, mercadillos, cetreros, suculentos banquetes, queimadas, concursos temáticos y combates entre caballeros con armadura que harán las delicias de todos los visitantes.

¡Pasen y vean las majestuosas águilas amaestradas, los caballeros más aguerridos, los yantares más suculentos, los ingeniosos juglares y, en definitiva, vayan a Chinchón y disfruten de la magia medieval! Este fragmento bien podría ser el anuncio de un trovador de la Edad Media, pero no, es lo que visitantes y vecinos se pueden encontrar en Chinchón el fin de semana de Carnaval, que este año se celebrará los días 14 y 15 de Febrero, y que en esta ciudad madrileña coge tintes medievales.

Es como si la ciudad retrocediese al siglo XV, cuando los Condes de Chinchón eran estrechos aliados de los Reyes Católicos y la villa constituía un centro neurálgico para todos los comerciantes de Castilla. Uno de los eventos más significativos de estos días es el Mercado Medieval Artesano, organizado por la Asociación Cultural Arco Iris de Chinchón, que llena de color y diversión alternativa el Carnaval.

Ver al herrero moldear los aceros que utilizarán los caballeros del Reino, al carpintero trabajar la madera o al curtidor tratar la piel de los animales es un espectáculo de una virguería técnica inigualable. Actividades de cetrería con aves rapaces, de magos de las ciencias ocultas, una competición para encontrar el Tesoro Perdido de los Templarios, pruebas de tiro con arco, actuaciones malabares con antorchas encendidas y cuentacuentos para los más jóvenes son algunos de los espectáculos que amenizarán las callejuelas entre puesto y puesto del Mercado.


Además, el casco antiguo de Chinchón y sus mesones albergarán diferentes banquetes diseñados a partir de la estética habitual de este tipo de reuniones gastronómicas que se hacían en la Edad Media, en las que no faltarán suculentas carnes, migas y calóricas sopas de ajo para combatir el frío de estos días.

Bailes al son de los instrumentos de cuerda y viento, chocolatadas, concursos de gachas, combates de caballeros con espadas incandescentes y pesadas armaduras y elaboración de queimadas son otras de las sorpresas que aguardan a los interesados en el Carnaval Medieval de Chinchón.

Festejos que estarán muy vigilados por su Santa Inquisición. No obstante es una época de libertinaje en la que el que se propase puede acabar en la Sala de Tortura –una exposición que los más fieles no pueden dejar de visitar, puesto que alberga una gran colección de armas medievales y técnicas con las que se aleccionaba a los impíos-.

Por último, otro de los platos fuertes de esta celebración es la conmemoración y representación de una de las visitas que los Reyes Católicos hicieron a Chinchón para visitar a sus leales servidores, los Marqueses de Moya, Señores de Chinchón. Representados por los vecinos del pueblo, es uno de los actos más característicos dentro de la programación del Carnaval chinchonete. Un patrimonio único, destino turístico de la región sin duda, Chinchón espera ya a todos aquellos que quieran retroceder en el tiempo, fascinarse con su patrimonio artístico e histórico, y dirimir quién será un plebeyo y quién un señor.

No hay comentarios :

Publicar un comentario