martes, 1 de septiembre de 2015

Los castillos en Navarra, al encuentro con la Historia


Su situación fronteriza y estratégica convirtió a Navarra en una tierra codiciada por los reinos vecinos durante la Edad Media. La necesidad de defenderse hizo que se construyeran plazas-fortaleza, recintos amurallados, atalayas y castillos. En total, más de un centenar de bastiones defensivos repartidos por toda Navarra. Algunos de ellos han resistido a los avatares de la historia y hoy forman parte de la Ruta de los castillos y fortalezas, una interesante propuesta turística puesta en marcha por el Gobierno de Navarra hace varios años y que permite al visitante conocer el legado de tiempos pasados.
Forman la Ruta cuatro recorridos por el Norte, la Comarca de Pamplona, la Zona Media y La Ribera, integrados por 19 hitos de distintas tipologías, épocas y estilos. Entre ellos, figuran el recinto amurallado de Pamplona, Monumento Nacional considerado como uno de los complejos bélicos más interesantes de España. Recorriendo su perímetro en un paseo de cinco kilómetros o en el Centro de Interpretación ubicado en el Fortín de San Bartolomé, el visitante podrá descubrir qué es un revellín, una caserna o un baluarte.
En Amaiur/Maya, en el norte del valle de Baztan, encontramos los ecos de uno de los castillos más emblemáticos de Navarra. Junto al monolito del monte Gaztelu se realizan todos los veranos excavaciones arqueológicas que han sacado a la luz restos del desaparecido castillo.
En Olite se encuentra otro Monumento Nacional, el Palacio Real de Olite, que es sin duda el castillo más visitado de Navarra. Corte de los reyes navarros hasta la conquista de Navarra y su incorporación a la Corona de Castilla (1512), fue uno de los alcázares góticos más lujosos de Europa y todavía hoy conserva buena parte de su atractivo. Además de las visitas habituales, en el mes de agosto se organizan visitas teatralizadas que descubren las intrigas y leyendas de este genial enclave con grandes dosis de humor, las últimas de las cuales tuvieron lugar el 22 y 23 de agosto.
Cerca de Olite se levanta sobre un cerro la silueta del Cerco de Artajona, una recinto amurallado del siglo XI de la cual se conservan nueve torreones almenados y dos portales y, en su interior, la iglesia-fortaleza de San Saturnino, un imponente edificio del siglo XIII. Los días 29 y 30 de agosto, tendrá lugar en la localidad el XV Encuentro con la Historia de Artajona, con un completo programa de actividades que incluye representaciones de la boda real de García Ramírez y Doña Urraca y de la leyenda de la Virgen de Jerusalén, combates de caballeros, visitas teatralizadas al Cerco, un mercado medieval, demostración de oficios artesanos, exhibiciones de aves rapaces, desfiles, música, gigantes, animación callejera y talleres infantiles.
Otro de los castillos más conocidos es el de Javier, casa natal de San Francisco Javier, patrón de Navarra y uno de sus personajes más universales. Los orígenes de esta fortificación se remontan al siglo X, en el que se levantó la torre del Homenaje, la más antigua de este tipo en Navarra. La reconstrucción realizada en 1952 devolvió al castillo su aspecto original, de modo que hoy muestra sus defensas, troneras y saeteras como pocos edificios de la época.
Hasta el 31 de agosto se pueden disfrutar visitas especiales organizadas por el Consorcio Tierras de Javier-Xabierren Lurrak.

Junto a estos monumentos, la Ruta de los castillos y fortalezas pasa también por los palacios de Donamaria e Irurita, la iglesia-fortaleza de Ujué, el Castillo de Marcilla, recientemente rehabilitado, los conjuntos monumentales de Viana y Estella-Lizarra y la Torre Monreal de Tudela, entre otras edificaciones, algunas de las más visitadas por los turistas durante el verano y resto del año en Navarra.


Para obtener más información sobre turismo en Navarra acceda a su web www.turismo.navarra.es o llame al teléfono de información turística 848 420 420.

No hay comentarios :

Publicar un comentario