jueves, 15 de septiembre de 2016

Escapadas a una Isla Màgica


Ibiza posee una variada oferta cultural, gastronómica y de naturaleza que la hacen ideal para disfrutar de una escapada perfecta fuera de los tradicionales meses de verano: es un lugar mágico lleno de posibilidades durante todo el año.

Dalt Vila, en Ibiza


Ibiza es una isla que siempre sorprende a sus visitantes entre otras cosas por su rica cultura: para empaparse bien de ella es indispensable hacer un recorrido por la zona conocida como Dalt Vila, el centro histórico de la ciudad de Ibiza, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999.

Un buen punto de partida es atravesar el Portal de Ses Taules (entrada principal a las murallas que rodean la ciudad antigua) para acceder al patio de armas, lugar emblemático por su historia pero también por servir de escenario de eventos y rodajes durante todo el año.

El recorrido se completará con la visita a la Catedral de Ibiza, que corona el casco histórico, y a museos como el MACE (Museo de Arte Contemporáneo), el Museu Puget o el centro de interpretación audiovisual Madina Yabisa.

Pero no toda la cultura de Ibiza se esconde entre los muros de Dalt Vila: la Necrópolis Púnica de Puig des Molins (a unos 500 metros del centro histórico, también declarada bien Patrimonio de la Humanidad en 1999) alberga los hipogeos catalogados como los mejor conservados del Mediterráneo.

El resto de la isla también acoge importantes muestras culturales, como la iglesia fortificada del Puig de Missa donde encontramos también el Museo de Etnografía de Can Ros, en el municipio de Santa Eulària es sólo un ejemplo.

Otro aspecto importante de Ibiza que se puede disfrutar en cualquier época del año es su naturaleza. La isla posee entornos naturales protegidos, como el Parque Natural de Ses Salines: situado al sur de la isla, engloba un conjunto de hábitats terrestres y marinos con valores ecológicos de primer orden. Una de sus principales características es la acogida de importantes poblaciones de aves acuáticas y marinas, además de un importante número de especies de flora y fauna endémicas. Además, cuenta con un centro de interpretación inaugurado en 2015, que ofrece visitas guiadas por este parque natural, que además es un lugar ideal para la observación de aves, destacando entre otras muchas especies los flamencos, ahora residentes en Ses Salines todo el año.

Las compras en Ibiza y su gastronomía serán el aderezo ideal para esta escapada. Los famosos y tradicionales mercadillos hippies son una visita obligada aunque no es la única propuesta de compras que ofrece la isla: en los principales núcleos urbanos también se pueden adquirir, entre otras cosas, productos enogastronómicos de producción local como aceites, vinos, sobrasada ibicenca, licores de hierbas, miel y dulces tradicionales como el “flaó” o las “orelletes”.

Si hablamos de “shopping” no puede faltar la Moda Adlib, otra de las señas de identidad de Ibiza, que con su típico color blanco y tejidos como el lino y el algodón han hecho que sus prendas sean fácilmente reconocibles como ibicencas más allá de la isla.

Además, los accesorios inspirados en las tradicionales joyas típicas de Ibiza (“emprendades”, “botons pageses”…) son el complemento perfecto y reflejan a la perfección la esencia de Ibiza.

Una escapada cultural, natural, gastronómica… pero siempre con el encanto mágico de la isla de Ibiza.

No hay comentarios :

Publicar un comentario