Entradas destacadas

Descubre el Perú más exclusivo

lunes, 4 de enero de 2016

La riqueza artesanal de Centroamérica


La identidad de un país o una región queda patente en las cosas con las que se manejan sus ciudadanos, los objetos que utilizan en su vida diaria o las ropas que visten. Centroamérica, con su mezcla de culturas indígenas y emigrantes, es lugar de las artesanías más ricas y variadas del planeta, que forman parte de las expresiones del folklore nacional y juegan un papel vital en la idiosincrasia de sus países. 

Esta artesanía contiene un caudal de información cultural e histórica tremendo, que provoca que su apreciación nacional e internacional sea constantemente alta. Como en la mayoría de los países de la región, la artesanía de Panamá se divide en precolombina y aquella introducida por los conquistadores españoles. 

Entre sus productos se pueden encontrar diseños de la etnia guna como las molas (textiles cosidos en paneles con diseños complejos y múltiples capas); las figuras talladas en madera de cocobolo o en tagua; las canastas tejidas y teñidas en la Comarca Emberá-Wounaan o las chaquiras (bisutería) y chácaras (bolsos) de los ngäbe y buglé. 

También se venden creaciones influenciadas por los españoles, e incluso el tradicional sombrero panamá, nacido realmente en Ecuador pero nombrado así por los buscadores de oro en ruta a California que lo adquirían en Panamá. Igualmente forman parte de la artesanía típica del país las réplicas de la joyería trabajada por los aborígenes que residían en el istmo antes de la presencia europea.

La riqueza artesanal de Costa Rica se divide, por su parte, en siete porciones, igual que cada una de sus provincias, con rasgos característicos que las diferencian. Por ejemplo en Limón son los pintores quienes expresan los colores de su vida, su rutina y la mezcla étnica de la zona en sus obras, mientras que en Guanacaste se comunican a través del trabajo en cuero y en San José hacen lo propio con la cerámica. 

La cuna de la artesanía costarricense proviene de Sarchí, lugar donde se fabrican y pintan las inconfundibles carreteras de Costa Rica, símbolo del folklore y la historia nacional. Además de esto, otras de las técnicas y materiales más típicos incluyen la alfarería, los tejidos en cabuya, las tallas en la raíz del café, la cestería con tule, pita y bambú, los jícaros, cuyo interior limpian los artesanos para después decorarlos, los tejidos en telar hechos con algodón hilado, el trabajo con la madera y las máscaras.

Las “sorpresas” de barro son el objeto distintivo de El Salvador. Bajo tapaderas que simulan frutas, huevos o gallinas se esconden muñecos en miniatura que representan diferentes escenas. El barro también se utiliza en la fabricación de comales, ollas o cántaros, los cuales cumplen primariamente una labor práctica en los hogares más humildes pero que se han hecho muy populares fuera de su lugar tradicional. 

Se trabaja también la madera en talleres artesanales que hacen toda clase de adornos, además de utilizar la semilla de copinol para pintar sobre ella escenas religiosas o campestres. Uno de los souvenirs más codiciados en El Salvador es el corvo o machete largo y delgado, compañero de siempre del campesino salvadoreño.

La artesanía de Guatemala no sólo es una de las expresiones más originales del país, sino que supone un gran porcentaje del sustento en la mayoría de sus comunidades. Tras la llegada de los españoles, las artesanías tradicionales incorporaron técnicas y diseños europeos, sin perder la identidad indígena ni sus características de elaboración. Hoy en día, las distintas comunidades mayas, distribuidas por las montañas del país, se dedican mayormente a la producción de textiles. 

La demanda de la artesanía es alta, ya que es colorida, bella y se vende a precios accesibles, y su reconocimiento ha ido creciendo a nivel mundial. Los guatemaltecos también han ido adaptándose a las tendencias del mercado, lo que ha logrado aumentar la potencia de este sector. 

Algunos de los materiales y técnicas más utilizados son la mostacilla, la cestería, los cueros, la joyería de jade morado (Guatemala es uno de los dos únicos lugares donde se puede encontrar), la cerámica vidriada o pintada, el pirograbado o la cerería.

Masaya, conocida como la ciudad de las flores, es la cuna del folklore nicaragüense y precisamente la artesanía ha sido una actividad dinamizadora en la economía de este departamento. A lo largo del año se celebran distintas muestras que tienen como objetivo dar a conocer al público las novedades creativas de los artesanos: alfarería, cerámica, tallado en madera o piedra, instrumentos musicales como la Marimba, textil y cuero.

Dentro de la artesanía de Belice tiene un papel importante la etnia centroafricana garífuna, presente en muchos de los países y entre cuyos distintivos objetos destacan los tambores en caoba, cedro o anémona, las maracas, las pinturas o los muñecos. Los garífunos también forman la principal población de ascendencia africana de Honduras. En la artesanía de este país destaca la alfarería lenca, y también se pueden encontrar las tallas de madera o las hamacas.

Más información en: www.visitcentroamerica.com


No hay comentarios :

Publicar un comentario